Renovando la voluntad para seguir adelante

En mis oraciones diarias tengo una afirmación que me obsequió una gran mujer: …”reconozco que el secreto del triunfo no consiste en no caer sino en no permanecer caído…”. Definitivamente, esto es una inmensa verdad que ha llegado a mis manos justo en el momento en que más lo necesitaba, cuando me sentía atrapada sin ver la salida a diversas situaciones presentes en mi vida. Sin embargo, al meditar sobre esta frase, de pronto, reflexioné y comprendí que el apego a muchas cosas era lo que no me permitía ver con claridad el camino a seguir. Al liberarme de pensamientos obsesivos sobre tal ó cuál resultado a futuro en mis responsabilidades diarias, mi mente se aquietó. Al despegarme del posible resultado, entré en vacío, en otras palabras, despejé mi mente y fue entonces cuando percibí infinitas soluciones a todas las inquietudes que me atormentaban. No obstante para ello, tuve que distanciarme y entrar en la calma que sólo se logra alineándonos con la consciencia pura, aquélla que nos conecta con nuestro Espíritu y a través de él con el Universo Creador. A veces nos dejamos arrastrar a toda prisa por las circunstancias del mundo externo sin permanecer conectados con nuestro yo interior y es allí cuando nos hacemos susceptible a las enfermedades, podemos ser víctimas de accidentes y todo tipo de contrariedades. Al buscar tiempo en el día a día para apartarnos del ruido exterior, cerrar los ojos y hacer silencio por 25 a 30 minutos, dejando pasar los pensamientos y acompasándonos al ritmo de nuestra respiración con una música suave de fondo entramos en contacto con la consciencia pura, armonizándonos y llenándonos de paz. Sólo en este estado de consciencia es que podemos conectarnos al campo de infinitas posibilidades en la resolución de conflictos personales y renovar nuestra voluntad para seguir adelante.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *